miércoles, 10 de marzo de 2010

“Romance de la Luna, Luna”



---
Por el olivar venían,
bronce y sueño, los gitanos.
Las cabezas levantadas
y los ojos entornados.

El día se va despacio
la tarde colgada al hombro
dando una larga torera
sobre el mar y los arroyos.

Las aceitunas aguardan
la noche de Capricornio,
y una corta brisa, ecuestre,
salta los montes de plomo.

Federico García Lorca: Extracto del poema
“Romance de la Luna, Luna”, 1928

3 comentarios:

po poy dijo...

el aire la vela, vela.
el aire la está velando.

milimbo dijo...

Magnetismo o devoción?
Un maullido desde mi tejado, amigo.

txemacantropus dijo...

y si un centímetro de fuerzas
rescatar(se)
del incendio ardiente,
de la ceniza negra.

Paco Sánchez.

este es uno del libro